Shell acelera la transición energética (atención Vaca Muerta)

Royal Dutch Shell acelerará su plan para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero después de una orden de un tribunal en los Países Bajos. La petrolera informó que acata el fallo y que "estará a la altura del desafío". Shell dijo que buscará formas de reducir aún más las emisiones "tomando algunas medidas audaces pero prudentes en los próximos años".

21

De acuerdo a un comunicado de Raizen, licenciataria local de Shell, finalmente la suba será del 4,5% desde las 00:00 de este martes. Ben Van Beurden agregó que Shell «tomará algunas medidas audaces pero prudentes en los próximos años», aunque no ofreció más detalles.

Contenido

Muy importante: Grupo Shell ha operado en Argentina de forma continua desde 1914, y comenzó la exploración de hidrocarburos y las actividades de producción en 1921. En los días prepandémicos, su subsidiaria Shell Argentina adquirió SPM Argentina (Schlumberger), que participaba del 49% en la explotación en el bloque Bandurria Sur, en la cuenca de Vaca Muerta. El resto es de YPF. Sin embargo, luego, Shell y Equinor acordaron con YPF comprarle un 11% adicional.

¿Impacta a Shell Argentina el fallo judicial en Países Bajos que el holding Shell afirma que respetará al pie de la letra?

El bloque de Bandurria Sur es adyacente al bloque Bajada de Añelo, operado por Shell, acorde con la estrategia de Upstream de la compañía.

Un tribunal de distrito de La Haya dictaminó en mayo que Shell debe reducir sus emisiones netas de carbono en un 45% para 2030 en comparación con los niveles de 2019.

El pedido es para todo el negocio global de la empresa, es decir que debería incluir a Vaca Muerta (Neuquén, Argentina), donde intenta explotar apelando al no convencional fracking.

Ben van Beurden, director ejecutivo, dijo que, dado que la decisión del tribunal «se aplica de inmediato y no debe suspenderse en espera de una apelación», la compañía aceleraría su plan para la transición energética.

Shell dio a conocer planes este año para reducir la intensidad de carbono de los combustibles fósiles que produce y vende en un 6% para 2023, un 20% para 2030 y un 45% para 2035, en comparación con los niveles de 2016.

La jueza Larisa Alwin dictaminó en mayo que la estrategia climática existente de Shell no era lo suficientemente concreta y que existía la obligación de derechos humanos de la empresa de tomar más medidas.

Alwin falló acerca de un caso presentado por activistas ambientales, incluido Milieudefensie, capítulo de Amigos de la Tierra en Países Bajos.

De inmediato se supo que la orden de Alwin tendría «consecuencias de gran alcance» para la empresa angloholandesa cuya ambición era convertirse en un negocio de 0 emisiones netas para 2050. La intensidad de carbono es una medida del carbono por megajulio de energía vendida, en lugar de una medida absoluta del carbono emitido, que es el reclamo de los activistas durante mucho tiempo.

Julio o joule​ es la unidad derivada del Sistema Internacional utilizada para medir energía, trabajo y calor. Como unidad de trabajo, el julio se define como la cantidad de trabajo realizado por una fuerza constante de un newton en 1 metro de longitud en la misma dirección de la fuerza.

Megajulio equivale a 1 millón de julios.

Si bien Donald Pols, de Milieudefensie, describió la declaración de Shell como «esperanzadora y positiva», dijo que la empresa aún no había reconocido explícitamente su cumplimiento con la estipulación del tribunal de reducciones totales de emisiones y seguía limitándose a objetivos de intensidad.

En ese contexto ahora hizo su declaración Ben van Beurden.

El tribunal de distrito de La Haya dijo que su decisión se basó en las directrices ampliamente aceptadas de las Naciones Unidas para limitar el calentamiento global, que impacta en forma negativa sobre los Derechos Humanos tanto individuales como colectivos.

El fallo podría sentar un precedente, al menos en Europa, de que las empresas individuales tienen la responsabilidad legal de proteger a las personas del cambio climático.

Si Shell presentara una apelación, el caso podría demorar entre 1 y 2 años, después de lo cual se puede apelar nuevamente en la Corte Suprema holandesa. El tribunal de distrito dijo en mayo que su orden se mantendría provisionalmente, a pesar de reconocer consecuencias de gran alcance para Shell que podrían ser difíciles de deshacer.

Pero el ejecutivo dijo que habrá novedades inmediatas sin esperar a una apelación.

Compromiso

Él dijo que estaba «decepcionado» de que Shell fuera «señalada» por el fallo de que hace poco para reducir las emisiones globales de dióxido de carbono.

Shell ha sostenido durante mucho tiempo que atacar a los productores de energía sin un impulso simultáneo para cambiar los hábitos de consumo de la población sería un esfuerzo infructuoso en el impulso para abordar el cambio climático.

“Imagine que Shell dejara de vender naftas y diésel hoy”, dijo Van Beurden. “Esto ciertamente reduciría las emisiones de carbono de Shell. Pero no ayudaría al mundo en lo más mínimo. La demanda de combustible no cambiaría».

Entonces, el ejecutivo se mantuvo fiel al compromiso de la compañía de continuar produciendo combustibles fósiles, que generan la mayor parte del efectivo de la petrolera.

«Durante mucho tiempo, esperamos seguir proporcionando energía en forma de productos de petróleo y gas tanto para satisfacer la demanda de los clientes como para mantener una empresa financieramente sólida», dijo él.

Pero la presión judicial cambia todo, aparentemente.

«Para Shell, este fallo no significa un cambio sino una aceleración de nuestra estrategia», dijo en una publicación en LinkedIn. «Buscaremos formas de reducir aún más las emisiones».

Van Beurden agregó que esto significaría «tomar algunas medidas audaces pero progresivas en los próximos años», pero no ofreció más detalles.

Si bien la mayoría de los inversores de Shell apoyaron su plan de transición energética existente en la reunión anual de accionistas de la compañía, muchos piden objetivos más ambiciosos.

Adam Matthews, del Fondo de Pensiones de la Iglesia de Inglaterra (Anglicanos), dijo que la declaración del jefe de Shell fue «la respuesta correcta» y coherente con las demandas que él y otros habían hecho sobre la aceleración de las reducciones de emisiones.

 

Urgente24.com.ar

Los comentarios están cerrados.