Preocupación en los talleres de instalación de equipos de GNC

La caída en la actividad de PECs, talleres y fabricantes es tan grave como en las estaciones de servicio que expenden gas natural comprimido.

39

La crisis que afecta la comercialización de GNC, al igual que la de combustibles líquidos, como consecuencia de la pandemia, tiene su correlato en los talleres de instalación y revisión de equipos. Elestacionero.com dialogó con el presidente de la Cámara de GNC del Interior del País, Marcelo Zanoni, a quien consultamos acerca de cómo afectan las restricciones a la movilidad la actividad que representa.

“La instalación de equipos y la colocación de obleas nuevas, previa revisión, se realizan normalmente siempre y cuando el cliente cuente con un permiso para circular con su vehículo. El ENARGAS nos exige que requiramos la planilla, la documentación, la tarjeta azul, la tarjeta verde, el documento del titular y el permiso de circulación del titular. En la ciudad de Córdoba el protocolo de circulación, prácticamente no existe más; no así en el interior. El problema no radica en esa limitación sino en el hecho de que el 40% de los autos a GNC no están circulando, entre otros motivos porque los chicos no van a la escuela, muchas actividades laborales no se están llevando a cabo o se hacen desde el hogar, etc.; la actividad se ha recuperado hasta cierto punto, pero volver a la normalidad es algo que no va a ocurrir pronto”. Evidentemente se hace necesario desarrollar acciones tendientes a mejorar la cantidad de conversiones, para que los talleres puedan subsistir.

“Yo creo que debería llevarse a cabo acciones de promoción del GNC por parte de las autoridades estatales. Yo recuerdo que hace tiempo le solicitamos a ECOGAS que hiciera como las distribuidoras de Buenos Aires, que en sus respectivas páginas web tenían un enlace con el sitio “pasaloagas.com”, en el cual el visitante podía ingresar los kilómetros que recorre mensualmente y le aparecía la cantidad de dinero que se ahorraría convirtiendo su vehículo a gas. Ciertamente está contribuyendo mucho a la promoción el surgimiento de varios vehículos que vienen equipados a GNC de fábrica, como el Toyota Ethios, el Audi A3, el camión Iveco el camión Scania, etc.”

Un elemento esencial para decidir la conversión de los vehículos, es el relacionado con el ahorro económico que surge de la diferencia importante de precios entre el GNC y la nafta. Al respecto Zanoni considera que “La diferencia de precios con la nafta sigue siendo interesante y lo va a ser más dentro de unos días cuando suba nuevamente de precio como consecuencia del incremento en los impuestos que la gravan. Si, seguramente la nafta súper va a llegar pronto a los $70 y vamos a quedar con una diferencia de precios de $40. Sin embargo no sé qué se avizora, porque no se evoluciona nada en materia de conversiones; pasan las semanas y los mese y con respecto a lo que se trabajaba antes, estamos a veces igual y casi siempre menos y así vamos”.

Parecería que el crecimiento del gas natural vehicular (GNC y GNL) es algo que se va a concretar, porque de hecho está en la agenda de la mayoría de los países.

La gente del ENARGAS está trabajando muy motivada en la política de incorporación de vehículos pesados propulsados por GNC. También en la incorporación del GNL. Se está tratando de abaratar la recepción de camiones y colectivos, lo que en principio podría hacerse con los mismos surtidores con los que se despacha gas a los autos, a los cuales solo habría que cambiarles los picos. Obviamente se requerirá tener una superficie mínima que permita atender a los vehículos de gran porte. A fin de establecer los parámetros que correspondan a una instalación de ese tipo, en el ENARGAS se formará una comisión que estudie cuáles serán los requerimientos. Por otra parte la creación de los corredores azul, para GNL y verde para GNC, favorecerán que en la ruta se pueda repostar por lo menos cada 350 Kms. Cuando los transportistas se den cuenta de que pueden funcionar con GNC, seguramente se van volcar este combustible.

“Si”, dice Zanoni; “por eso creo que hay que darles la noticia, juntarlos para explicarles y motivarlos para que  conviertan sus vehículos a GNC. A eso no lo pueden hacer los talleres ni las estaciones de servicio, lo tienen que hacer las reparticiones públicas. Mi temor es que el Plan Gas 4 no funcione y nos quedemos sin gas. Esperemos que eso no ocurra”.

 

Los comentarios están cerrados.