El extraño tironeo por el control de un organismo que no funcionó

Se trata de la comisión de Energías y Combustibles de Diputados. Según JxC, el oficialismo nacional la mantuvo desactivada todo el año para evitar que se discutiera el problema de los aumentos tarifarios del año que viene.

48

Una extraña polémica entre oficialismo y oposición ha nacido en torno a un órgano parlamentario importante que, en este año raro, no trabajó nunca.

Se trata de la comisión de Energías y Combustibles de la Cámara de Diputados de la Nación, que estuvo desactivada a lo largo de 2020 a pesar de la presión opositora para discutir los posibles efectos a futuro del congelamiento tarifario, entre otras cosas.

Ya se sabe que en 2021 las tarifas se van a descongelar y hay preocupación. Mauricio Macri detuvo los aumentos en 2019 y Alberto Fernández prorrogó esa decisión. Pero todo va a cambiar el año que viene, con el consecuente peligro para los usuarios.

En Juntos por el Cambio calculan que la suba de la tarifa eléctrica podría rondar entre el 60 y el 120 por ciento el año que viene. A pesar de ello, al menos la comisión de Energía y Combustible, nunca discutió el problema.

Esta comisión no se reunió, a pesar de tener autoridades designadas por el presidente Sergio Massa. Su titular era Darío Martínez, quien fue convocado en agosto al gabinete como secretario de Energía. “Lo premiaron por mudo”, denuncian en la oposición.

De este modo, el organismo quedó acéfalo durante 60 días, hasta que hace 10 días en su lugar se designó a un mendocino: el sanrafaelino Omar Félix.

El nombramiento quedó envuelto en una disputa porque otra vez fue Massa el que lo decidió unilateralmente, como con las comisiones que se activaron al comienzo de la pandemia. Los opositores han dicho que ya no existía una “excepcionalidad” que lo justificara, ya que todas las comisiones están funcionando normalmente a través de la virtualidad.

El cuestionamiento de Juntos por el Cambio no fue contra Félix, dicen los opositores, sino por la forma de la elecciónla presidencia debería haber sido elegida por acuerdo entre sus miembros, no gracias al dedo de Massa.

La coalición opositora impugnó la resolución del nombramiento de Félix esta semana y hundió el cuchillo en los problemas del área en la que debería desenvolverse la comisión parlamentaria. “En uno de los peores años en materia energética, y a casi un año de haber asumido, el Gobierno aún no define el rumbo en esta materia», disparó esta semana.

Todavía no se sabe qué pasará con la presentación opositora, en la que estamparon las firmas dos mendocinos: Omar de Marchi (PRO) y Jimena Latorre (radical de San Rafael).

“No es nada personal contra Félix, lo que impugnamos fue el procedimiento”, insistió De Marchi, ante la consulta de MDZ. El hombre del PRO quedó como vicepresidente primero del órgano, pero en JxC descartan una maniobra para controlar la comisión, ya que corresponde que la dirija el Frente de Todos.

“En este contexto paralizado, nos hicieron una gambeta por resolución de presidencia para evitar los proyectos y la atracalada de pedidos de informes que hemos presentado”, agregó por su lado Latorre.

No faltó en el medio alguna especulación electoral en torno a esta disputa, que vino por el lado del PJ. “Yo creo que lo que están viendo es que los Félix empiezan un proceso nuevo, de sucesión, y que el radicalismo siente que tiene oportunidades ahí”, señalaron en el justicialismo, en referencia a que Emir Félix, el intendente sureño, termina su mandato en 2023 y no podrá optar por un periodo más.

El extraño cuadro se completó hace poco con un anuncio rutilante del PJ para el sur, en el que aparecen los nombres de los protagonistas de la pelea en el Congreso. El secretario de Energía acusado de “mudez parlamentaria”, Martínez, firmó con el municipio de Félix una obra muy importante: la ampliación del gasoducto GasAndes.

La obra que acabaría con los problemas de suministro de gas natural en los departamentos del sur mendocino tiene un presupuesto de 1.500 millones de pesos, de los cuales se ejecutarían 900 millones el año que viene.

Lo más importante es que el acuerdo con la Nación consistió en que la obra (un tendido de 27 kilómetros de gasoductoserá realizada por el municipio de Félix. “Esto es grave, porque un municipio no tiene capacidad técnica y operativa para llevar adelante un gasoducto”, dice Latorre. Y agrega: “En otros casos parecidos no se hicieron las obras y hubo denuncias contra  De Vido por sobreprecios”, agregó, ácida, la diputada radical.

Para los Félix, el panorama es muy distinto. El intendente peronista vendió el acuerdo con la Nación como “histórico” y elogió el poder de lobby de la senadora Anabel Fernández Sagasti y de su hermano Omar Félix para que el gasoducto sureño entrara en el Presupuesto 2021.

En el peronismo llegaron a decir que la intervención de Omar Félix para impulsar el gasoducto justifica su nombramiento en la comisión de Energías y Combustibles de Diputados. A pesar de que esta comisión, dicen desde la otra vereda, no hizo nada para mejorar la política energética durante lo que va del año.

Ni podrá: el lunes se vence el periodo de sesiones ordinarias y no se tratará ningún proyecto emanado de las comisiones hasta que arranque 2021. El año de todos los temores por los aumentos tarifarios.

 

Fuente: mdzol.com

Los comentarios están cerrados.