El gas ahora es considerado energía verde en Europa

Las consecuencias energéticas de la invasión a Ucrania traerán también implicaciones ambientales globales

226

Los grupos ambientalistas no están nada satisfechos. La Unión Europea, que mostraba una posición de avanzada contra el calentamiento global y a favor de la preservación ambiental, tomó en julio una decisión inesperada, pero motivada por razones geopolíticas y económicas. El Parlamento Europeo avaló que el gas y la energía nuclear sean consideradas como fuentes “verdes”.

La Unión Europea, de acuerdo con las metas del nuevo milenio y el acuerdo de París, está comprometida a la reducción de las emisiones contaminantes. En diciembre de 2020 la UE se comprometió a una reducción interna neta de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 55% hasta 2030, con respecto a los valores de 1990. Además, se comprometieron a alcanzar una UE climáticamente neutra antes de 2050 y buscar formas para compensar las emisiones residuales.

Pero la invasión de Ucrania por parte de Rusia y la consiguiente crisis energética parecen haber cambiado el panorama. Europa no quiere depender ya del gas ruso y para ello necesita hacer inversiones en esa área, entonces decidió hacer ajustes legales que permitiera dar garantías a los inversionistas, así como incentivos fiscales o recursos públicos para la construcción de la infraestructura.

“Dada la urgencia de abandonar los combustibles fósiles rusos, tenemos que aumentar esas inversiones (en energías renovables y eficiencia energética) con un sentido de urgencia renovado”, dijo Mairead McGuinness, comisaria europea de servicios financieros, reseñó  El País de España.

La funcionaria aunque admitió que “El gas es un combustible fósil, no es verde. Y nunca lo he descrito así”, matizó que “Algunos Estados miembros que abandonan los combustibles fósiles sucios pueden necesitar el gas en la transición, y ahí es donde hemos colocado el gas en esta taxonomía”.

Greenpeace anunció que llevará a la Comisión Europea a los tribunales “por adoptar una taxonomía que no cumple con los objetivos climáticos pactados en el Acuerdo de París”, según un comunicado de la European Climate Foundation.

Por su parte, Ester Asin, directora de la oficina política de WWF reaccionó: “El gas y la energía nuclear no son verdes, y etiquetarlos como tales es un flagrante caso degreenwashing’ “¡Esto perjudica al clima y a las generaciones futuras!”.

 

Por lo pronto, hay que esperar a ver cómo la decisión impacta en el mercado automotor, pues la empresas fabricantes habían anunciado cronogramas de trabajo para progresivamente dejar de vender vehículos de combustión interna entre 2025 y 2030, dándole prioridad a los carros eléctricos, pero la reconfiguración de la taxonomía del gas como energía verde –al menos en Europa- podría ocasionar algunos cambios en los planes originales.

 

Fuente: elestimulo.com

Los comentarios están cerrados.