Reflexiones de “Estacioneros Autoconvocados” acerca del GNC

Estacioneros Autoconvocados, cuyo principal referente es el empresario entrerriano de combustibles Alejandro Di Palma, nos hizo llegar el siguiente informe:

41

El mundo se abate ante la pandemia provocada por el COVID 19 que ha producido la crisis sanitaria, económica, social, comercial y financiera más grande de todos los tiempos. Así lo reconocen los gobiernos de todo el mundo que han puesto en marcha importantes planes de ayuda destinando ingentes sumas de subsidios y créditos baratos para apoyarlos en la necesaria e imperiosa recuperación (*).

Mientras tanto en Argentina y particularmente en nuestro sector de GNC… de la mano de la falta de claridad que nos proponen algunos representantes, se ha aceptado finalmente y casi por decreto, que NADA puede hacerse para evitar el daño propinado, los 8 meses de quebrantos sostenidos NO han sido excusa suficiente para imponer una agenda que atienda nuestras emergencias, en esa lógica nuestros proveedores han seguido el sendero de una normalidad que no existe, cobrando sus cuentas como si nada hubiera pasado, los sindicatos nos exigieron aumentos salariales desentendidos de los quebrantos señalados y más aún, mientras nos reclaman las deudas COVID de los aportes impagos seguimos sosteniendo la ilusión del pleno empleo… mientras tanto nuestras PYMES pierden dinero mes a mes sin un horizonte de salida de esta crisis, PERO ahora con la experiencia del hemisferio Norte que nos promete la cuasi certeza de una segura recidiva hacia el inicio del Otoño, el verbo dañar conjugado en futuro perfecto.

Más allá de que esta emergencia que nos asfixia y que nos genera una duda importante sobre la supervivencia de la gran mayoría de nuestras Estaciones de GNC, en OTRO esfuerzo por invisibilizar la emergencia, se nos propina la postergación de nuestras problemáticas coyunturales de la mano del viejo debate sobre la dolarización del precio del GAS en el ingreso del punto de transporte (PIST), un tema que, luego de que todos y cada uno de los sucesivos gobiernos definieron en dólares, surfea y evita, proponiendo valores para ese commodity financiero, una cotización surrealista que surge SOLO de las posibilidades que impone la CRUDA REALIDAD.

Hemos escrito sobre lo absurdo de iniciar un camino de desdolarización, dolarizando las variables más sensibles de la economía, tanto así como propinarnos una matriz esencial de costos dolarizados, mientras nuestras ofertas resultan pesificarse conforme la realidad que impone el bolsillo de nuestros clientes.

No negamos que este problema no sea ni serio, ni cierto, solo advertimos que es un problema que convive con nuestro sector desde hace muchos años y si bien representa, en síntesis, una amenaza persistente de un peligro que involucra la desaparición misma del sector, la supervivencia depende exclusivamente de LA RENTA en la cual resulta involucrado, NO SOLO el valor del gas en PIST, sino que intervienen cuestiones diversas como por ejemplo, el precio de la Energía Eléctrica, los precios de venta del GNC, los costos laborales, las cargas impositivas, los cánones exigidos por las petroleras, los costos de mantenimiento, etc.

De manera que con lo anterior creemos que OTRA VEZ estamos siendo interesados en un “problema futuro” y aunque ahora esto resulta esperanzador por el simple hecho que nos propone el horizonte de un problema posterior, o sea se asume o supone, que los individuos que componemos el sistema actualmente vamos a sobrevivir esta CRISIS SIN ANTECEDENTES… en síntesis estamos siendo desinteresados de las CONTINGENCIAS de esta EMERGENCIA, para SI, discutir un problema con el que convivimos desde hace ya demasiado tiempo… un problema perpetuo y existencial.

Debemos aceptar que el Sector del GNC nos incluye y nuestro Sector ha exhibido un nivel de adhesión a los errores oficiales que deambula entre la inocencia y la “prebenda para pocos”, también hemos verificado en este Sector un enfrentamiento a la oposición intestina que implica amnesia del propio fracaso, sería interesante encontrar el Poder necesario para imponer nuestra agenda real.

Vemos que otra vez estamos siendo tentados a saborear el tan conocido “caramelo de madera”, ese objeto que nos permite sortear los, cada vez más dañinos, problemas desentendidos de toda preocupación, felices… mientras alguien en algún lugar y en NUESTRO LUGAR, define NUESTRO FUTURO que esta vez incluye NUESTRA EXISTENCIA.

Noviembre 2020

 

(*) extracto de la carta de Senadores Nacionales dirigida al FMI

Los comentarios están cerrados.