El Gobierno decidió eliminar de una ley una desventaja para el etanol producido con cereal.

El viernes 16 de julio, cuando la Cámara de Senadores de la Nación aprobó el nuevo régimen para los biocombustibles, que rebajaba del 10% al 5% el corte del biodiésel en el gasoil y mantenía en el 12% el del bioetanol en la nafta, Córdoba sintió el impacto de la medida.

71

En su carácter de principal productora de etanol de maíz, que participa con el 6% en la mixtura total con las naftas, se veía perjudicada.

Es que la nueva ley contemplaba la posibilidad de que la Secretaría de Energía redujera el corte con el cereal al tres por ciento cuando el precio del grano produjera un aumento en el valor del combustible en el surtidor.

En este nuevo contexto, más de 300 millones de dólares en inversiones realizadas en los últimos 10 años estaban en peligro.

El reclamo de la Provincia y de la cadena del maíz no se hizo esperar y la crítica al Gobierno nacional por esta decisión fue parte de la agenda electoral de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) de septiembre pasado.

La ventaja que un ala del Gobierno había logrado con la sanción de la ley, en favor de las petroleras, se encontró con una fuerte oposición política en las principales provincias productoras de combustibles renovables: Córdoba y Santa Fe, afectadas por la reducción a la mitad del uso del biodiésel. A tal punto se extendió la queja, que obligó al Poder Ejecutivo a rever la medida.

El mismo día de la sanción de la ley por parte de la Cámara Alta, el senador por Córdoba del Frente de Todos y titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Caserio, pareció vaticinar lo que luego de tres meses ocurriría.

“Los senadores de Córdoba y los míos tienen que quedarse tranquilos, porque no va a haber ninguna baja en el corte, porque así quedamos de acuerdo con el Gobierno nacional y con el secretario de Energía”, insistió el legislador candidato a la reelección. Y concluyó: “Tengo la total tranquilidad de que el problema del bioetanol de maíz de mi provincia está solucionado”.

Esta semana, con la firma del Presidente, el Gobierno nacional dejó sin efecto la posibilidad de recortar al 3% la mezcla para el etanol de maíz. La política se hizo cargo de resolver el problema. Fue el propio Caserio quien se reunió con Alberto Fernández para pedirle la modificación.

La promesa del secretario de Energía de la Nación es que el próximo paso será encontrar una solución para el biodiésel. “Seguimos trabajando sobre aspectos específicos de biodiésel en conjunto con los senadores por Santa Fe María Sacnun y Roberto Mirabella, el diputado Marcos Cleri y los productores del sector, sostuvo Darío Martínez, titular de la repartición.

Para las industrias que elaboran etanol en la provincia de Córdoba, el decreto 717/2021 tiene la buena noticia de que se mantiene un único precio para el bioetanol, sea elaborado a partir de maíz o a partir de caña de azúcar, y el 12% de participación en el corte obligatorio con las naftas. Siempre que se mantenga la vigencia de la resolución 852 del 3 de septiembre pasado, cuando se fijó un único precio para el bioetanol de 59,35 pesos por litro y cuya actualización está prevista según la variación del precio de la nafta en el surtidor de YPF en Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba).

La desventaja del marco vigente radica en un eventual “congelamiento” o atraso del precio de la nafta en un escenario de costos de producción crecientes, tanto por la suba en el valor del maíz, energía y otras materias primas. Esa distorsión quitaría la escasa rentabilidad que hoy tiene el sector de bioetanol de maíz, que volvió a ser negocio luego de varios meses de incertidumbre. Esta vez, la política estuvo al servicio del maíz.

 

Fuente: La Voz

Los comentarios están cerrados.