Misiones: Tras caída casi total, repuntó al 35% la venta de combustibles

La venta de combustibles en Misiones empezó a recuperarse luego de sufrir en abril una caída histórica del 90%. Según datos de la Cámara de Estaciones de Servicio y Afines del Nordeste (Cesane)

11

la demanda actual oscila entre el 30% y 35% en las principales bocas de expendio de la provincia, que representan en total unos 90.000 litros de nafta vendidos aproximadamente en cada estación. Sin embargo, lejos están de alcanzar el monto necesario para cubrir los costos logísticos que requiere la actividad.

Las fuertes restricciones en la circulación de transporte -tanto particular como de carga y media y larga distancia- en el marco de las medidas encaradas por la Nación y la Provincia para reducir al mínimo el contagio de coronavirus,  fueron uno de los principales factores que incidió en la merma. Como consecuencia del parate casi total que hubo entre finales de marzo y abril, las estaciones de servicio ubicadas a la vera de la ruta 14 fueron las más afectadas por el tránsito casi nulo, mientras que en algunos municipios la compra de combustibles descendió por el bloqueo de caminos lindantes.

En cuanto a la recuperación, estiman que estará condicionada por la flexibilización de rubros de transporte y el retorno paulatino en el movimiento de camiones. Consideran que recién a fin de año podrán recuperar los valores registrados previo a la pandemia, en torno a 300.000 litros diarios.

Asimismo, y en materia laboral, afirman que se mantuvo el número de empleos y que, pese a la crisis que aqueja al sector, no se prevé el cierre de bocas de expendio en la provincia.

Entre el repunte y los números

El rubro de los combustibles vivió en abril su mes más crítico, ya que las ventas cayeron hasta 90% por la fuerte reducción en la circulación de vehículos. A medida que se fueron flexibilizando actividades, el nivel de circulación por calles y rutas aumentó y eso repercutió en el caudal de demanda de las estaciones de servicio en Misiones.

Según afirmó Faruk Jalaf, presidente de la Cesane, “las ventas de combustibles mejoraron y están entre el 30 y 35 por ciento, porque se volvió a recuperar progresivamente el movimiento de vehículos en los municipios”. En este sentido, destacó que Posadas es una de las ciudades que recuperó el caudal de demanda, al igual que algunas expendedoras que se sitúan al costado de la ruta 12.

Sin embargo, expuso que las ventas no alcanzan a cubrir los costos logísticos que exige la actividad. “Por la pandemia, la demanda estuvo muy baja y no se cubre el 25 por ciento del costo operativo, que es muy elevado”, dijo, al tiempo que enumeró que el mantenimiento de los salarios, impuestos, energía, seguros e inspecciones inciden en el número final, “que representa un costo fijo que nos obliga a hacer malabares para seguir manteniendo abiertas las estaciones de servicio”, que son 100 en Misiones.

Luego detalló que abril fue el mes más crítico para el sector, ya que sólo hubo un 10% de compras, es decir, de 30.000 litros promedio en cada boca de expendio. Por esos días, las ambulancias, algunos autos particulares, colectivos y camiones que distribuían alimentos fueron los únicos compradores de combustibles.

En tanto, en mayo, la demanda subió apenas un 5%. En el corriente junio, el número es mayor y se ubicó entre el 30% y 35%, lo que representa un promedio de venta diario por estación de entre 70.000 y 90.000 litros.

A la mayor circulación de vehículos por la flexibilización en el área comercial se sumó la reactivación y mayor movimiento en los sectores  ligados a la producción de té, tabaco y madera.

Jalaf agregó que las expendedoras más afectadas son las situadas sobre la ruta 14, a raíz del escaso movimiento del transporte de cargas internacional, además de aquellas que sufrieron el bloqueo de calles aledañas para frenar el ingreso a distintas comunas.

Al mismo tiempo, aseveró: “Misiones es una de las pocas provincias que no perdió estaciones de servicio ni por la pandemia ni tampoco por la crisis económica”.

En cuanto a las proyecciones a futuro, Jalaf vaticinó que trabajarán a pérdida por lo menos hasta fin de año. Allí estiman recuperar el caudal de ventas promedio para cubrir la totalidad de los costos lógicos que demanda una estación de servicio, de 300.000 litros de combustibles diarios.

Por su parte, según señala un informe de la Fundación Mediterránea, durante abril en el NEA hubo una fuerte reducción en la movilidad de personas y eso repercutió en las ventas de nafta y de gasoil. La merma fue del 29% interanual a nivel nacional, mientras que en la región la caída alcanzó el 67% comparado con los valores de abril de 2019.

Panorama laboral

A raíz del confinamiento, el personal de las estaciones de servicio se redujo de manera presencial entre el 30% y el 50%.

“En un comienzo, la situación fue bastante complicada porque no se registraban ventas y el movimiento fue casi nulo. Luego, con la reactivación progresiva, empezó una nueva normalidad. Por suerte, en este contexto, se pudieron mantener los puestos laborales y no se registraron despidos en las estaciones de servicio”, manifestó Gerónimo Sanabria, titular de la filial Misiones del Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio y Garajes de la República Argentina (Soespype).

En comunicación con este matutino indicó que, con el retorno laboral, gran parte de las bocas de expendio operan al 70% de su capacidad.

“Misiones es una de las provincias que se destacó por el alto nivel de acatamiento a las medidas y cuidado en el personal de las estaciones de servicio”, dijo.

Finalmente, recalcó que ante la fuerte reducción en las ventas, las empresas de combustibles solicitaron a la Nación la inclusión al programa de Asistencia para el Trabajo y la Producción (ATP) y que ello permitió acceder al 50% del salario, para mantener los puestos laborales.

 

Crédito: El Territorio

Los comentarios están cerrados.